El artículo 997 del Código Civil dispone: «La aceptación y la repudiación de la herencia, una vez hechas, son irrevocables, y no podrán ser impugnadas sino cuando adoleciesen de los vicios que anulan el consentimiento, o apareciese un testamento desconocido.»  Es decir, la norma admite que pueda haber un consentimiento viciado.

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo entiende que hay una nulidad del consentimiento prestado por un heredero en la aceptación de una herencia, ya que posteriormente a este acto apareció una deuda del doble de valor de los bienes heredados .

Si el heredero en el momento de la aceptación, hubiese conocido dicha información no habría aceptado la herencia. Se aceptó la herencia por error. STS nº 997/2021, de 15 de marzo.